Imprimir esta página
Jueves, 04 Febrero 2021 11:29

La educación debe ser una política de estado

Escrito por

Nos propusimos trabajar para que la educación sea una política de estado que trascienda los gobiernos y es por ello que en las últimas semanas nos reunimos con dirigentes de diversos partidos políticos. Partimos de un lugar común como es la vuelta a la presencialidad y el compromiso institucional en pos de una mirada que trascienda lo inmediato y no la convierta en una prenda electoral.

“Si el debate educativo se acaba en la presencialidad no habremos aprendido nada de la pandemia. La educación debe seguir siendo tema de agenda permanente, una preocupación central de las familias y una interpelación permanente a quienes nos gobiernan”, afirmó Martín Lucero.
Asumiendo un compromiso social e institucional para la construcción de consensos, nos reunimos con los legisladores Claudia Balagué, Germana Figueroa Casas, Luis Rubeo, Agustina Donnet, María Eugenia Schmuck, Maximiliano Pullaro, Silvana Distéfano, Juan Cruz Cándido y Marcelo González.
Estamos convencidos que la presencialidad no va a resolver los problemas de desigualdad que hay en el sistema educativo. Para ello hace falta inversión del estado, políticas públicas inclusivas y un fuerte compromiso político sostenido en el tiempo. Se trata de apelar a la madurez dirigencial, a la responsabilidad ciudadana y a la apertura de voces necesaria para avanzar en una agenda sostenida en el tiempo.
Creemos que la provincia de Santa Fe merece una Ley de Educación y a través de ella avanzar en la conformación de consejos escolares tal como funcionan en otras jurisdicciones del país. A través de éstos últimos incorporar a los padres y madres como actores del sistema educativo a los cuales se les asigne un rol de partícipes permanentes, activos y decisorios. De esta manera se formaliza su presencia y se evitan fotos y declaraciones con oportunismo político.
“En estos tiempos es central que los ministros y el propio gobernador asuman con responsabilidad, madurez y apertura política la conducción de este proceso que requiere diálogo, claridad en la información, celeridad de los procesos y certezas sobre las cuestiones pedagógicas y protocolares desde lo sanitario”, concluyó Lucero.