Rosario
Martes, 24 Julio 2018 16:10

Repudio del MSR al nuevo rol de las FFAA

Escrito por

Los sindicatos nucleados en el Movimiento Sindical Rosarino expresamos nuestro más ferviente repudio y rechazo al decreto del Presidente Mauricio Macri que establece que las Fuerzas Armadas actuarán en cuestiones de seguridad interior.
Esta medida del gobierno nacional disuelve, de un día para otro, el consenso democrático que logró nuestro país en referencia al rol de estas fuerzas, luego de la peor dictadura que atravesara la Argentina. Es por ello que vemos con extrema preocupación la puesta en marcha de la reforma del Sistema de Defensa Nacional, donde las Fuerzas Armadas cumplirán un nuevo rol, con acceso a una función hasta hoy vedada, como lo es su intervención en cuestiones de seguridad interior.
Como organizaciones gremiales que representan a las y los trabajadores, no podemos dejar de observar el marco en cual se expresa este anuncio: no consideramos casualidad, bajo ningún punto de vista, que se decrete un nuevo rol para las Fuerzas Armadas un día después “la visita” de la titular del FMI al país. Pecamos de ingenuos si no advertimos que el proyecto económico que lleva a cabo el gobierno nacional a instancias del Fondo Monetario solo producirá mayor pobreza, exclusión y pérdida de puestos de trabajo y que es eso lo que se pretende "controlar".
Las consecuencias de este modelo no pueden ser otras que el descontento y la conflictividad social. Ese es el futuro que nos depara. Ante esto, en lugar de evitar del mal, el gobierno nacional recurre a las fuerzas armadas de la Argentina para el control social. Porque poco tiene de asidero que las fuerzas actuarán con un único objetivo de luchar contra el “terrorismo y el narcotráfico”. Lo que aquí se pone en juego es la paz social que supimos alcanzar en nuestra joven vida democrática.
Tememos que vuelve a buscarse y se defina “un enemigo interior”. Lo que provenga de ello puede ser aborrecible para nuestro país. Es por ello que, es pos de la democracia de la Argentina, y el bienestar de todas y todos los argentinos ratificamos nuestro profundo rechazo y repudio a este decreto. Lo único que garantiza la paz social es pan y trabajo.